Qué es el Ping y la latencia de Internet

El parámetro por el que suele medirse el servicio que ofrece una conexión a Internet es la velocidad, normalmente referida a las descargas, y en función del uso o las necesidades se presta más o menos atención a la velocidad de subida de archivos. Pero hay dos parámetros determinantes que suelen pasar más desapercibidos cuando, en realidad, tienen una relevancia esencial: el ping y la latencia.

Ping y latencia pueden llegar a ser más importantes que la velocidad para determinar la calidad de una conexión a Internet

Si la velocidad está relacionada con el ancho de banda disponible en la conexión, esto supone que a mayor velocidad los paquetes de datos que se envían y reciben pueden ser mayores, pero en general es igualmente importante el tiempo exacto que necesita un paquete de datos para circular por la red. Esta es la latencia , y expresa la inmediatez de la conexión, por tanto mejor cuanto menor es el guarismo que la expresa. Ello significará que el paquete de datos tarda muy poco tiempo en circular entre equipos.

La unidad de medida para expresar el grado de latencia son los milisegundos, y al contabilizarlos se utiliza el término ping. De ahí que sea deseable dispone de un ping bajo en algunas circunstancias que se explican a continuación:

-Videojuegos online: Resulta esencial disponer de un ping bajo de modo que las imágenes, sonidos y datos lleguen lo antes posible para evitar estar en inferioridad de condiciones con el resto de jugadores.

-Videollamada/videoconferencia: Un ping elevado generará una experiencia molesta al ocasionar problemas de retardo entre sonido e imagen al usar una app de videollamadas, complicando la propia comunicación que se establezca al existir desfase entre la imagen y el sonido al que acceden los interlocutores.

-Streaming: Derivado de esa falta de sincronización, el problema puede dar el salto a otros usos y afectar al consumo de contenidos en streaming, con baja resolución en la reproducción de la imagen, saltos en el audio.

-Manejo remoto: Bien un monitor, bien dispositivos como otro ordenador (gracias a las funciones Compartir Escritorio y Escritorio Remoto en Windows y Mac, o mediante programas como TeamViewer), pueden manejarse de manera remota, pero sólo se podrá manejar con la misma fluidez que quien está fisicamente frente a dicho equipo si la conexión es fluida de manera que no se produzcan retardos.

Cómo mejorar el Ping

Existen distintas páginas web y apps que sirven para medir la velocidad en Internet, algunas incluso específicas para smartphones de Android, pero una vez que se conoce la velocidad de la conexión (que puede fluctuar en función de diversas circunstancias) se pueden adoptar algunas medidas que permiten mejorar el ping:

-Mejor conexión por cable que por WiFi: La comodidad de lo inalámbrico no se compadece con la seguridad y la velocidad de recurrir a un cable. Puede suponer una pesadilla decorativa en casa o una importante complicación para establecer un tendido de cable desde el router al lugar de trabajo, pero la mejor y más sencilla forma de mejorar la latencia (disminuyéndola) es olvidando la red WiFI conectando el ordenador al router mediante un cable.

-El VPN aporta seguridad pero ralentiza la navegación: Las redes privadas virtuales (VPN por sus siglas en inglés) resultan de una gran eficacia para proteger la seguridad y la privacidad en los equipos que cuentan con acceso a Internet, cifrando la conexiones. Esto supone reubicar y ocultar la dirección IP desde donde se mantiene la conexión, con lo que, por ejemplo, se puede acceder a contenidos que tienen restringida su visualización por razones geográficas. A pesar de ello las VPN resultan de uso muy recomendable al conectarse a servicios públicos de WiFi.

Fuente: Trecebits

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*