Avanza la moda de probar en la tienda y comprar online

TENDENCIA. El comercio electrónico se convirtió en la mayor amenaza para muchas cadenas minoristas que ven como cada vez más potenciales clientes se acercan a sus tiendas físicas para probar un artículo, pero después lo terminan comprando online .

El fenómeno, conocido internacionalmente comoshowrooming , ya provocó la primera reacción por parte de algunas cadenas en Hong Kong o Australia que para dejar de funcionar como probadores gratuitos de los sitios web empezaron a cobrar a sus potenciales clientes un pago que oscila entre 2 y 5 dólares para probarse un par de zapatos o un traje, que después se descuentan del precio si finalmente se concreta la venta.

La falta de fidelidad de los clientes es un fenómeno generalizado y de acuerdo con un estudio internacional de la división Custom Research de la consultora GfK Group más de la mitad de los consumidores afirma que las tiendas físicas tienen cada día una menor influencia en sus decisiones de compra. “Lo que estamos viendo es una decreciente influencia de las marcas en la decisión de compra debido a que no recompensan la lealtad de sus clientes. Y como contrapartida, los compradores son cada día más exigentes, están mejor informados y sobre todo están en la búsqueda de un mayor valor en sus compras”, explican desde GfK.

ACCESO CONSTANTE

El avance de las compras online es impulsado básicamente por el desarrollo de las tecnologías móviles que popularizaron prácticas como la toma de fotos de productos en las tiendas, el uso del chat y la posibilidad de intercambiar imágenes e información entre los potenciales compradores. “El móvil cambió la forma en que los usuarios acceden a la información y esto está plenamente integrado a los procesos de compra por lo menos desde el punto de vista de los consumidores”, explican en GfK.

IMPORTANTE CELULAR

A nivel local el fenómeno todavía representa un proceso incipiente, debido al retraso en el desarrollo del comercio electrónico frente a mercados como el norteamericano o el europeo. Sin embargo, los jugadores locales reconocen el ascenso de la tendencia de probar físicamente un producto para después comprarlo online . “Si bien no tenemos datos duros sobre el showrooming se trata de una tendencia en alza y la mejor prueba es la evolución que tuvimos en materia de tráfico y ventas por celular. En MercadoLibre más del 10% de la gente accede desde teléfonos celulares y el 10% de las transacciones se canaliza a través de los móviles”, señaló Federico Procaccini, gerente general de MercadoLibre Argentina.

INTEGRACIÓN COMERCIAL

Frente al avance de la competencia online , cada vez más cadenas tradicionales apuestan a buscar una complementación. “En nuestro caso, lejos de ver a Internet como una enemiga la consideramos una oportunidad de negocio. El consumidor es siempre el mismo y va definiendo el canal de compra de acuerdo con el día y las necesidades. Y en este contexto, tener una buena página web potencia las ventas”, señaló Patricia Jebsen, gerenta de Falabella.com y presidenta de la Cámara Argentina de Comercio Electrónico (CACE). En MercadoLibre comparten la idea de una convivencia entre los diferentes canales comerciales. “Cada vez más jugadores off line nos ven como un aliado para desarrollar su canal del comercio electrónico dentro de MercadoLibre, aprovechando nuestro tráfico. Y así se sumaron marcas y cadenas de retail que tienen sus tiendas oficiales en MercadoLibre como las cadenas de electrodomésticos La Casa del Audio, Las Malvinas o Pardó Hogar y marcas de ropa como Topper, Pony, DC, Koxis o QuickSilver”, agregó Procaccini.

Fuente: La Nacion

Publicado en Sin categoría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*


*